Proyecto CitiES2030

14
Sep
Madrid Nuevo Norte, clave en el compromiso de la capital para conseguir la neutralidad climática
  • Comerciantes Chamartin
  • 0 Comment
  • chamartin . comerciantes . comercianteschamartin.com . Madrid Nuevo Norte . neutralidad climática .

El proyecto de transformación urbana Madrid Nuevo Norte es uno de los cuatro ejes sobre los que se estructura la estrategia del Ayuntamiento de Madrid para lograr una ciudad climáticamente neutra, compromiso que la capital acaba de rubricar junto con Barcelona, Valencia y Sevilla. Estas cuatro grandes ciudades se han adherido conjuntamente al proyecto CitiES2030, una iniciativa que tiene como objetivo alinear a las ciudades españolas en alcanzar la misión establecida por la Comisión Europea de lograr 100 urbes climáticamente neutrales en 2030 bajo el marco del programa Horizon Europe.

El compromiso de lograr la neutralidad climática de Madrid, es decir, de mitigar y compensar a través de proyectos de protección del clima la totalidad de los gases de efecto invernadero emitidos en la ciudad, se estructura a través de cuatro pilares fundamentales, uno de los cuales es Madrid Nuevo Norte, según recoge la declaración institucional firmada por el Ayuntamiento de Madrid.

Los otros ejes

Los otros tres ejes para lograr los objetivos de neutralidad climática de la capital son el desarrollo de una plataforma de colaboración para políticas climáticas urbanas a través del programa europeo “EIT Climate-KIC Deep Demonstration of Healthy and Clean Cities”; la descarbonización de las flotas de vehículos de transporte público, movilidad compartida y logística urbana; y la creación de nuevas infraestructuras verdes singulares a escala ciudad, como el Bosque Metropolitano.

El Ayuntamiento ha dado protagonismo en su estrategia climática urbana a estos cuatro proyectos transformadores debido a su “capacidad tractora” para lograr los objetivos, según recoge el documento. Asimismo, el Consistorio ha destacado que Madrid Nuevo Norte es una actuación urbanística a gran escala “bajo criterios de neutralidad climática desde sus fases de planeamiento, ejecución y operación”.

En el documento también se destaca la colaboración público-privada que caracteriza a Madrid Nuevo Norte y pone en valor la puesta en marcha de soluciones innovadoras “en materia de edificación, movilidad, consumo de energía y recursos y gestión de residuos”, una serie de medidas orientadas a “mejorar la calidad de vida de las personas en un entorno bajo en carbono”.

Medidas pioneras

Madrid Nuevo Norte persigue implantar un modelo energético para la descarbonización, basado en la electrificación, la generación de energía renovable y la implantación de una infraestructura que permita el despliegue masivo del vehículo eléctrico.

El modelo urbano ha apostado por la movilidad sostenible, priorizando el transporte público, impulsando la descarbonización del transporte privado y fomentando los desplazamientos a pie y la bicicleta. Gracias a una nueva red de transporte público hiperconectada y al diseño de ciudad denso y compacto, el 80% de los desplazamientos que se hagan en Madrid Nuevo Norte se realizarán mediante modos de transporte sostenibles.

Además de implementar servicios urbanos eficientes en las nuevas zonas que se van a crear y procurar la máxima calificación energética en el alumbrado exterior, el proyecto plantea medidas pioneras tan ambiciosas como la evaluación de la instalación de redes urbanas de climatización a escala de distrito para la generación de frío y calor que aprovechen la diferencia de demanda energética de los edificios de viviendas y de oficinas para intercambiar energía entre ellos y minimizar el consumo.

Entre los objetivos establecidos por Madrid Nuevo Norte está, asimismo, reducir al mínimo la huella ambiental de los materiales de construcción basándose en principios de economía circular baja en carbono. El proyecto va a incorporar instalaciones de recuperación de materiales en el propio ámbito y va a reutilizar en la propia obra los materiales recuperados. En ese sentido, el 92,5 % de los materiales presentes en el ámbito son teóricamente recuperables y valorizables. De esta manera, el proyecto se propone lograr una reducción en torno a un 70% la huella de carbono de la gestión de residuos del proyecto.