Podrá cambiar seis veces al año de tramo de cotización

20
Jun
El autónomo pagará al finalizar el año si en las cuotas mensuales se ha quedado corto
  • Comerciantes Chamartin
  • 0 Comment
  • autónomo . chamartin . comerciantes . cuotas .

En el nuevo sistema de cotización cada autónomo pagará a lo largo del año en función de su previsión de ingresos, con opciones de modificar el tramo correspondiente cada dos meses, pero será al final del período cuando se cerrará el cálculo. Si al cabo del año ha pagado de menos, la Agencia Tribu­taria le reclamará la aportación adicional; si lo ha hecho de más le devolverá el sobrante. De esta manera, se aplicará a la cotización de los autónomos el mismo sistema que rige para el IRPF de los asalariados.

Es uno de los elementos que incorpora el nuevo modelo de co­tización de los trabajadores por cuenta propia que el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social está negociando con los intere­sados, y con aspiraciones a cerrarlo esta semana. Hoy mismo celebran una nueva reunión.

La gran novedad del nuevo sistema es que los autónomos pagarán en función de sus rendimientos, sin la opción actual de elegir cuota. A partir del cambio, la cuota vendrá dada por la previsión de ingresos, en lo que será un pago a cuenta que se cuadrará al final del período. En la última propuesta presentada, se prevén 14 tramos de cotización, desde la cuota mínima de 245 euros para los que ingresen menos de 670 euros mensuales, a la máxima de 565 para los de rendimientos superiores a 4.050 euros. Entre los dos extremos se escalonan doce tramos.

Para determinar el tramo que le corresponde, el autónomo sumará los rendimientos que obtenga de su actividad y les podrá deducir un 7% en concepto de gastos genéricos, sin necesidad de jus­tificar. En algunos casos específicos, como cuando el autónomo es consejero o administrador de la sociedad, la bonificación se re­duce al 3%.

A lo largo del año, el autónomo puede cambiar seis veces de tramo de cotización, en función de la evolución de sus ingresos. Son cambios que se harían efectivos el primer día de los meses de marzo, mayo, julio, septiembre, noviembre y enero del año siguiente.

Serán sus cotizaciones provisionales que, una vez cerrado el ejercicio, la administración tributaria verificará. En el caso que fuera inferior a la real, el autónomo tendrá que ingresar la diferencia en el plazo de un mes a partir del momento en que se le notifique; y si fuera superior, la Seguridad Social le devolverá de oficio la diferencia antes del 31 de mayo del año siguiente.

De esta manera, el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social espera aumentar de manera sig­nificativa la recaudación y con ello mejorar también las prestaciones a los trabajadores autónomos. Actualmente, cotizan menos que los asalariados, pero también reciben prestaciones inferiores. La gran mayoría, un 85%, elige cotizar por la mínima, 294 euros, lo que conlleva que la recaudación solo represente el 57% del gasto en prestaciones, y ello a pesar de que son mucho más limitadas que las del régimen general.

Las cuotas son precisamente el gran caballo de batalla de esta negociación. Es también donde el Ministerio de Inclusión ha tenido que mostrar más flexibilidad. Una de sus grandes concesiones fue la de aceptar limitar la reforma a solo tres años, de 2023 a 2025, en lugar de los nueve planteados inicialmente. Al ser un período más corto, los cambios son más reducidos, aunque se prevé una revisión en 2026.

Sin embargo, aún se mantiene la oposición especialmente de la patronal y ATA, que lo consideran inasumible. Por parte de las asociaciones ligadas a los sindicatos, el rechazo es más matizado. Uatae por ejemplo no cree razonable ni sostenible que los autónomos con ingresos inferiores a 670 euros tengan que cotizar por más de la mitad de sus ingresos.

El anteproyecto de ley planteado también incorpora varias modalidades de cese de actividad, desde la de causas económicas y las de fuerza mayor a las rela­cionadas con los nuevos ERTE, el mecanismo RED cíclico y sec­torial.

Fuente: La Vanguardia.com