Más de un año de subida constante

La inflación no solo va de porcentajes. La actual escalada de precios pone a las familias ante una complicada situación: de mantener su cesta de la compra habitual, deberán asumir un gasto extra que de media supera los 3.200 euros. En total, la diferencia acusada por la inflación establece un presupuesto necesario un 16% mayor que hace un año, en mayo de 2021, cuando el recalentamiento de la inflación acababa de empezar y se debía a la coyuntura de la energía.

Ahora, los tentáculos de la inflación están alcanzando al resto de los elementos de la cesta y se observa en la inflación subyacente -excluye la energía y los alimentos sin elaborar-, que en España se acerca al 5% (4,9%) tras protagonizar más de un año de subida constante por primera vez en la serie histórica. Ante tal escalada, el gasto en alimentación, en facturas relativas a la vivienda (agua, gas y electricidad) y en transporte repercute sobre el presupuesto familiar en al menos 3.200 euros extra a los casi 19.000 que ya dedicaban.

Según la última encuesta de presupuestos familiares disponible, una familia media de España dedica 4.579 euros de su renta a la alimentación. Con un alza medio de los precios del 11% en mayo como aspecto más llamativo en esta parte de la cesta de la compra, resulta que las familias dedican un esfuerzo extra de unos 500 euros al año en la comparativa anual.

A este aspecto básico de la cesta de la compra habría que sumar otros ítems elementales diarios para las familias, como el consumo de electricidad, gas y agua en la vivienda y el transporte. Los gastos relativos a la vivienda son uno de los puntos de mayor presión en el desglose estadístico de la mayor inflación en casi cuatro décadas. La actual escalada inflacionista tuvo un origen principalmente energético, si bien la inflación subyacente ya roza el 5% e indica una mayor amplitud de la inflación al resto de elementos.

De hecho, este tipo de gasto ha crecido nada menos que un 23,8% respecto a hace un año. Es la partida que más peso tiene en el presupuesto del hogar y constituye un pilar, básico y vital: facturas de la calefacción o las eléctricas, por ejemplo. En total, según la encuesta de presupuestos salariales, un núcleo familiar destina casi 10.000 euros de su renta a esta partida. Los 9.621 euros que se destinaban de media en 2020 (último dato disponible) se encarecen nada menos que 2.289 euros al año respecto a hace un año.

Fuente: Eleconomista.es